Search for content, post, videos

Un plan para salvar al único planeta donde hay Pola

Pola del Pub es la primera cervecería colombiana en utilizar energía solar en toda su producción, desde su inicio ha buscado mantenerse como una empresa consciente ambientalmente, siendo esta una de sus mayores causas de orgullo. “Todos queremos ser una pola consciente porque en nuestro ADN está impregnado el cuidado al medioambiente”, afirma Tomás Delfino, gerente general de Pola del Pub.

Uno de los principales objetivos de esta cervecería artesanal es buscar alternativas desde su producción para aportar y “¡Salvar al único planeta donde hay Pola!”. Es por esto que constantemente están buscando estrategias para disminuir su impacto ambiental, algunas de las acciones que más se destacan son: la implementación de anillos de 4pack biodegradables, la reutilización y optimización del agua en sus procesos, el aprovechamiento de CO2 para reducir emisiones, el uso de latas en lugar de botellas, el trabajo con proveedores sostenibles y su primer proyecto de sostenibilidad: la donación de árboles, que pretende  junto a la fundación Al Verde Vivo, sembrar un árbol por cada 1.000 latas vendidas, hasta completar la meta de 1’000.000 de árboles sembrados.

Jornada de fin de año en el Río Bogotá.
La jornada de plantación de árboles de este año se puso en marcha el domingo 12 de diciembre desde las 8:00 de la mañana. Veinte personas entre el equipo de Pola de Pub y clientes se encontraron para empezar el recorrido desde Bogotá hasta una de las sedes de la fundación Al Verde Vivo en la cuenca alta del Río Bogotá. Al llegar, los asistentes recibieron una inspiradora charla de concientización sobre la protección y reforestación del río Bogotá, en este discurso se pudo apreciar la historia, la evolución y como el río llegó a su estado actual. Finalizada la charla los asistentes iniciaron la siembra de 100 árboles de especies nativas, con el objetivo de garantizar su integración al ecosistema, ¡con estos ya son 650.000 árboles! plantados por la fundación.

El ambiente que se vivió durante toda la jornada fue de alegría y satisfacción. Cada uno de los asistentes estaba feliz porque estaban ayudando a sembrar árboles alrededor del río, para crear ecosistemas que purifican el aire y la tierra en las riberas del río Bogotá. Una vez terminada la actividad había llegado uno de los momentos más esperados: sentarse a compartir experiencias acompañados de una merecida Pola bien fría.

Comparte !