Search for content, post, videos

“Isabel: la historia íntima de la escritora Isabel Allende”

Lifetime estrena su miniserie “Isabel: la historia íntima de la escritora Isabel Allende”. Son tres episodios en los que se hace un viaje por la vida de la Chilena, una de las mujeres más influyentes de América Latina.  A través de esta biografía, el mundo podrá conocer su vida en las pantallas próximo viernes 29, 30 y 31 de julio.

Con 25 libros traducidos en más de 42 idiomas. Más de 75 millones de copias vendidas; 15 doctorados honorarios internacionales; más de 60 premios en más de 15 países; 2 largometrajes basados en sus novelas; varios trabajos literarios adaptados en musicales, óperas, ballets, y programas radiales y creadora de la Fundación Isabel Allende para empoderar mujeres y niñas en todo el mundo, la escritora chilena se ha convertido en un referente de la mujer actual.

Esta miniserie de tres episodios hace un recorrido por los momentos que marcaron la vida personal y profesional de Isabel Allende desde finales de la década del ´60 hasta comienzos de los ´90 cuando, en la cúspide de su carrera, recibe la demoledora noticia de que su hija Paula de 28 años, quien padecía una grave enfermedad, estaba al borde de la muerte. Isabel lo abandona todo para convertirse en madre a tiempo completo, hasta que su hija muere en sus brazos más de un año después.

“Estamos muy orgullosos y contentos de estar aquí presentando esta maravillosa serie, pero sobre todo de tener la presencia de una figura multipremiada, una mujer fuerte como es Isabel Allende. En nuestras historias Lifetime tiene esta franquicia “Libros, cámara, y ¡Acción!”, donde traemos a nuestra pantalla las historias que están basadas en libros y que toda la comunidad, ya sea de lectores o comunidad de mujeres que están interesados en estas grandes historias, nos acompaña año tras año. Hoy tenemos esta gran miniserie que nos habla de una mujer muy Lifetime, muy fuerte y maravillosa, la que nos llena de orgullo poder tener en todas nuestras pantallas”, dijo Carmen Larios, Sr VP de Programación y Producción de A&E y Lifetime durante la presentación a los medios.

Protagonizada por Daniela Ramírez en la piel de Isabel Allende y con Isabel Miquel como productora ejecutiva, “ISABEL: LA HISTORIA ÍNTIMA DE LA ESCRITORA ISABEL ALLENDE” es una miniserie sobre el perdón y la superación, el dolor y el éxito, que narra la vida de la autora de habla hispana más leída del mundo, y que está basada en la memoria ‘Paula’ (1994), que la autora escribió luego de la muerte de su hija.

“Este proyecto de Isabel es un sueño muy largo que comenzó hace unos cinco años, ya casi seis, de un grupo de mujeres del canal Mega que soñamos con hacer la historia íntima de esta gran escritora. La historia de la mujer que hay detrás de la escritura. Se lo planteamos a ella y con mucha generosidad nos dijo que lo autorizaba, pero que era un proyecto nuestro, no de ella. Porque ella respetaba la libertad creativa y que a ella no le gustaría que alguien estuviera dictándole qué escribir. Logramos que Daniela Ramírez, una gran actriz chilena, la interpretara. Convocamos a un increíble equipo creativo y los resultados están a la vista. Es un orgullo para nosotros todo lo que ha volado esta serie. Ha sido premiada, ha sido nominada a premios importantes. Daniela se ganó el premio a Mejor Actriz en los Premios Platino, así que es un honor increíble para nosotros, llevar al mundo la historia íntima de esta gran escritora y gran mujer”, comentó Isabel Miquel, productora ejecutiva de la miniserie.

Durante la presentación a la prensa la actriz Daniela Ramírez habló de lo que significó para ella su participación y rol encarnando a Isabel Allende.

“Sin duda para mí es el desafío más grande que me ha tocado en toda mi carrera. Hay un antes y un después de esta serie, después de personificar a Isabel Allende. Era una responsabilidad enorme, porque además Isabel todavía está con nosotros, puede opinar, puede sentirse representada, reflejada, dignificada con esta serie. Y era un riesgo y una exigencia grande para mí como actriz”, dijo la actriz.

Desde muy joven, la escritora estuvo dispuesta a romper todos los estándares socialmente aceptados de su tiempo para perseguir la felicidad y abrir su propio camino. A pesar de haber vivido en un momento histórico marcado profundamente por el machismo, la escritora muchas veces fue criticada en sus inicios por su labor como editora de una importante revista femenina, levantando temas incómodos para lo que era Chile de la década de los ‘60. Sin embargo, siempre fiel a sus ideales, Isabel se mostró como una mujer liberal, dispuesta a empujar los límites y hacerse valer como la persona que es.

Basada en la historia íntima de la célebre escritora, la mujer, la madre, la esposa y activista por los derechos de humanos, fue perseguida tras el golpe militar en Chile en 1973, por lo que tuvo que abandonar el país, a su esposo y sus dos pequeños hijos para exiliarse en Venezuela. Vivió el dolor del destierro, la lejanía de su familia y el desempleo. Su refugio ante tanto dolor fue la escritura, dando vida a una novela que daría un giro para siempre en su carrera: “La Casa de los Espíritus”. Libro que la convirtió en una renombrada autora y en una voz feminista, con nombre y tono propio.

Si bien varias de las novelas de Isabel Allende han sido llevados a la pantalla, esta vez fue diferente porque es su propia vida la que fue convertida en una miniserie.

“Yo había pedido una sola cosa si hacían esta serie, y era que tuvieran mucho respeto por las otras personas que aparecen ahí. Mi vida está expuesta en varias memorias que he escrito y esta miniserie está basada en ‘Paula’, una memoria que escribí después que murió mi hija. Entonces no puedo alegar nada. Pero otras personas que aparecen en la serie como mi primer marido, padre de mis hijos, como el marido de Paula, como mi propio hijo, y tantas otras personas, tienen sus vidas privadas y no tienen por qué ser expuestos por culpa mía. Entonces pedí que fueran muy respetuosos con ellos y lo fueron. Me gustó mucho el trabajo que hizo Megamedia Chile, fue una producción muy cuidadosa. Vinieron a mi oficina, revisaron cientos de fotografías, videos, entrevistas, películas y copiaron los vestidos de cada época. Incluso joyas artesanales que son piezas únicas, las copiaron exactas. Los peinados, las casas. Cada período que aparece en la miniserie está tan bien hecho. Así que quedé muy impresionada”, comentó Isabel Allende sobre la serie.

 Al momento de abordar lo que significa exponer su vida en una producción como ésta, la escritora manifiesta no sentirse para nada vulnerable.

“Mi madre cada tanto me decía: ‘Pero mijita usted ¿Cómo lo cuenta? ¿Cómo lo dice? ¿Cómo lo entrega? ¿Cómo se pone muy vulnerable?’ Y mi respuesta siempre fue que es al contrario. La vulnerabilidad no está en lo que uno cuenta, está en los secretos que uno guarda. A mí, ¿quién me va a hacer chantaje si ya está todo dicho? Y cuando pienso en mi vida, que ha sido una vida de altibajos, creo que he cometido muchos errores, pero no he cometido ninguno tan grave que no haya cometido otra gente; que no pueda identificarme yo con otra gente y otros conmigo. Son errores comunes del hecho del ser humano, de ser mujer, de haber vivido en la época que me tocó vivir y no ahora. Yo creo que no, no me siento vulnerable”, respondió la escritora.

Además de Daniela Ramírez, integran el elenco de la miniserie Néstor Cantillana en la piel de Miguel Frías, primer esposo de Isabel y padre de sus dos hijos; Rodolfo Pulgar, como Agustín Llona, el abuelo de la escritora; y Rosario Zamora como Francisca Llona, madre de Isabel.

“Daniela hizo un trabajo tan formidable que cuando empezó la miniserie, yo dije yo no me parezco nada a esta niña tan bonita y tan joven. Y después, a medida que fui viendo la serie, me sentí tan identificada con ella que ya no la veía como otra persona, sino que parecía que era yo”, confiesa Isabel Allende, quien a pesar de sentirse reflejada en la pantalla comenta que al ver la historia se estremeció, especialmente en las escenas donde aparece su hija ya enferma y al final, en el momento de su muerte.

“Al ver la serie volví a sentir en carne viva el momento exacto, el año terrible de la agonía de mi hija. Y yo creo que me sirvió mucho verlo ahora en la vejez, porque me voy aproximando hacia el fin de mi propia vida y me voy aproximando también mucho más a la idea de la muerte, a que todo termina. A ir desprendiéndose de las cosas y despidiéndose de la gente, cosa que mi hija no tuvo tiempo de hacer. Y entonces todo eso me ha removido mucho en ese sentido ahora”, afirmó Isabel Allende durante su encuentro con los medios.

“También me perdoné muchas cosas. Porque vi esos 50 años de mi vida resumidos. Y al verlos resumidos entendí mejor por qué yo había hecho ciertas cosas y me perdoné muchos errores. Y entendí cosas que cuando se ven aisladamente no se comprende por qué uno las hace. Pero cuando lo ves en el contexto de los años y de la acción de la vida, tienen explicación. O sea, entiendo mejor mi propia personalidad. Porqué me tocó actuar así también, la época en que me tocó vivir”, agregó la escritora.

Sobre si pudiera decirle algo a Isabel que aparece en la serie, la autora afirmó que le diría que hay tiempo, que no se apure tanto.

 “Le diría que la vida es larga y hay posibilidades de cometer errores y arreglar los errores o vivir con ellos. Que no hay que apurarse tanto. Y yo viví mi juventud de prisa. Atolondradamente. Y ahora que tengo más calma, veo que los días son mucho más ricos, porque los puedo gozar más, los puedo vivir más intensamente. Cuando era joven estaba haciendo todo el tiempo y por hacer y hacer y hacer, muchas veces dejé de ser yo misma. Que es lo más importante de todo. Vivimos como en un apuro permanente. Y después yo miro para atrás y digo. No alcancé a gozar a mis hijos. Es porque estaba tan preocupada de darles educación, de formarlos, de trabajar para que no le faltara nada. Y no me senté a estar con ellos y gozarlos”.

Nacida en los años 40 dentro de una familia conservadora, católica y patriarcal, Isabel Allende cuenta que asistió a colegios de niñas y que se suponía que iba a ser madre y esposa de alguien. A pesar de ser una buena estudiante no fue a la universidad porque, según comenta, se puso el énfasis en darles el máximo de preparación a sus hermanos y no a ella porque era mujer.

“Salir de ese ambiente fue un acto de rebelión y de mucha suerte, porque si no hubiera tenido la vida que se planeó para mí cuando yo era pequeña. Por eso me parece tan importante, y esto lo hace mi fundación, la educación y la información para las mujeres. Y muchos de los programas que nosotros tenemos en la fundación es para darle a la mujer las herramientas para que pueda trabajar y para que pueda realizar su potencial. Ahora yo decía, tuve suerte. La primera suerte que tuve fue mi madre, que creyó en mí, que me acompañó, que me ayudó y además yo quería ser diferente a mi madre. Yo no quería depender económicamente, quería trabajar, quería ser independiente, quería pagar mi propia cuenta, mi propia vida, lo que mi madre no podía hacer porque nació en 1920”.

Con un marcado sentido de la justicia que se hace visible en cada cosa que Isabel Allende emprende, una de sus grandes banderas de lucha ha sido defender a las mujeres y sacar adelante el movimiento de liberación femenina.

“Estoy tan feliz de ser mujer. No me cambiaría por ningún hombre. Una de las cosas que me ha dado más felicidad en esto de ser mujer es la compañía y la solidaridad de otras mujeres. No somos rivales. Ese es un cuento que inventaron los hombres. Somos compañeras, somos hermanas. Y lo que yo les diría es que tratemos de estar juntas y conectadas. Una mujer sola es muy vulnerable. Una mujer acompañada es invencible. Podemos estar juntas y eso es lo que quisiera pedirles”.

 “Yo no me siento invencible en lo personal, pero sí me siento invencible dentro del movimiento de las mujeres, en compañía de las mujeres, en el trabajo que hacemos juntas. ¿En qué consiste, por ejemplo, el método de someter a una mujer? Mantenerla aislada, mantenerla aislada en el sentido de que en muchas partes tengan el mínimo de educación, en muchas partes no puede desplazarse sin permiso. Hay muchas mujeres que no han salido nunca en un radio de más de tres millas alrededor de su casa. Y ahí están, encerradas. Desde que nacen hasta que se mueren dedicadas a las labores domésticas y a la reproducción. Entonces en eso trabaja mi fundación. Cuando una mujer está aislada, dedicada a nada más que a lo de ella, se siente impotente y es víctima del femicidio, del abuso, de la violencia, de la explotación, de tantas cosas. Cuando las mujeres se juntan, los hombres se preocupan porque, ¿qué estarán hablando ellas? Las mujeres se juntan en torno al pozo, en torno a la cuna, en la cocina, en las fábricas, en las oficinas, en la calle. Y cuando se juntan son fuertes y ahí sí yo me siento fuerte. Con ellas”, agregó Isabel Allende.

La miniserie “Isabel” es una producción de Megamedia Chile, distribuida por MGE, que contó con la producción ejecutiva de Isabel Miquel, la dirección de Rodrigo Bazaes, y la pluma de Jonathan Cuchacovich como guionista.

 

 

Comparte !