Search for content, post, videos

Dominique Crenn, una chef con estilo propio que busca salvar el Amazonas colombiano

Llegó a Bogotá con su sencillez  característica, pero también con su firmeza para defender sus causas, lejos de la política, pero cercana con el mundo y el medio ambiente. Así es Dominique Crenn, la Mejor Chef Femenina del Mundo en 2016, según la reconocida lista The World’s 50 Best Restaurants, quien además tiene el título de tener tres estrellas Michelin en su restaurante Atelier Crenn, de San Francisco.

En una mañana fría de Bogotá, ella aparece con tenis Nike, jean, camiseta blanca y una pañoleta en su frente, nos reunimos en torno a una mesa hecha de madera, exactamente en la Cocina de Leo Espinosa. Allí iniciamos una charla cercana, lejos de una entrevista tradicional.

Sin conocernos, sin habernos visto antes, Dominique Crenn nos saluda a cada uno con una sonrisa genuina, ella no finge ser nadie, es autentica y ponemos el tema sobre la mesa: ¿por qué volver a Colombia? Sin rodeos, Dominique nos cuenta que se fue enamorada del país, pero al tiempo se le ve impactada cuando habla de las mujeres que viven en esta zona del país.

Visitó el país con un grupo de personas afrodescendientes, con la Fundación Leo, en un evento de estudiantes y le impactó mucho ver cómo esas comunidades mantienen las costumbres y la herencia por la biodiversidad.

¿Volver a Colombia?

Ella cree fielmente que lo más importante para todas las personas y para el mundo es mantener las tradiciones, las enseñanzas que van de una generación a otra. Ese aprendizaje es “sagrado y jamás se debería perder”.

Siempre ha estado comprometida con la biodiversidad y el medio ambiente, por eso cultiva sus propias verduras en San Francisco, un lugar que ya es reconocido por ser autosostenible. No cuestiona a nadie, pero enfatiza en la importancia de pensar en el mundo, un lugar que no es nuestro, para ella solo somos huéspedes o visitantes.

Cocinar para ella no se traduce en premios o reconocimiento, es un arte que le permite comunicarse con las personas y enviar un mensaje para cambiar la forma en que se ve el mundo. “Todos somos invitados en el planeta. En California descubrí que no debemos destruir. Quiero hacer esto por las futuras generaciones”, asegura Dominique Crenn.

Cuidar el medio ambiente desde la culinaria

 “No se trata de aprender a cocinar, se trata de entender que cada cosa tiene un propósito en la vida. Deberían enseñarles a los estudiantes a cuidar y tratar bien al mundo desde la cocina. Lo que buscamos es generar conciencia en los cocineros”, dice Dominique Crenn.

Pero ella va más allá en su respuesta y nos pide que valoremos lo que realmente tiene valor: “Yo no estudié cocina, lo aprendí de mi abuela, y mi abuela lo aprendió de mi bisabuela. Fue una cadena, aprendí lo que sé de mis ancestros”.

“Todo tiene un propósito, un fundamento, no se trata de aprender a hervir un alimento, se trata de entender qué fin tiene y cómo podemos usarlo sin dañar el planeta”, concluye la reconocida chef.

Dominique Crenn no quiere ser una persona que piensa solamente en el tema del desarrollo económico, la comida para ella es una forma de comunicación. En su restaurante, por mencionar un ejemplo, no se usa carne, el pedido más vendido es el vegano. Para ella los veganos son “las personas que buscan el cuidado del medio ambiente”.

Su estilo evidente, de una mujer descomplicada, está directamente relacionado con una mujer que se inspira en cada plato, una mujer que recibe la energía de la tierra para cocinar. Dominique Crenn concluye esta entrevista contándonos que es una persona que vibra a diario con la música, “sin música no hay inspiración”. Y finaliza esta charla explicándonos que para ella cada plato es una poesía, sin ser poeta, escribe y trata de plasmar esos mensajes en los platos que prepara para sus comensales.

Comparte !