Search for content, post, videos

Cumpliendo sueños

Foto: cortesía.

‘Encantadore’ es una marca con conciencia que regala amor, productos de alta calidad y es amigable con el planeta. Los creadores son los hermanos caleños, Natalia Tobón y Mario Tobón. Más allá de crear su propia empresa ellos desde el día uno deseaban dejar una huella especial en sus clientes por medio de su compromiso social y de sostenibilidad, según comentan.

De allí nació ‘Vamos Amar’ el propósito social de la marca y familia, que tiene como fin cada año llevar a un grupo de niños a conocer el mar. A pesar que Colombia tiene dos costas grandes, hay muchos niños en nuestro país que no conocen el mar. “La magia que tiene el sonido de las olas, sentir en sus pies por primera vez la arena, es un momento único. Queremos darle la experiencia que tiene nuestro consumidor a niños de escasos recursos económicos para que disfruten este momento”.

La marca escogió a la Fundación Casita de Belén de Cali,  para que los niños que están en adopción y que no solamente tienen carencias económicas sino también afectivas cumplan este sueño. “Y el mensaje que queremos dejar en sus corazones es que sus sueños también se pueden hacer realidad”, afirma Natalia Tobón.

La primera edición de Vamos Amar fue en Marzo de 2019. Llevaron a 10 niños de Casita de Belén a Barú a conocer el mar. Era además la primera vez que ellos montaban en avión. “Fueron dos días llenos de magia entre caretas, castillos de arena, balones, fogatas, los niños nos contaron sus sueños, preparamos una pasarela para las niñas que querían ser modelos, cantamos y en la noche, sin planearlo, bailamos todos bajo la luna”.

Esto le dio un verdadero sentido a Encantadore, a sus fundadores, a todas las personas que trabajan en la empresa y a sus familias. Ver que por medio del trabajo pueden tocar corazones.  “Estamos felices de aportar y dejar una huella en cada niño, esto le da un inmenso valor a nuestro trabajo diario”, dice Natalia.

En 2020 la pandemia no les permitió seguir con este propósito, pero desde ya aseguran los duelos de la compañía, que esperan con ansias ese día en el que nuevamente puedan llevar a otro grupo de niños a conocer el mar, un sueño en conjunto.