Search for content, post, videos

Cuida tu voz.

La voz, un instrumento vivo. Yanetsis, entrenadora de La voz kids y La voz senior Colombia, nos cuenta la importancia de prestarle atención a nuestra voz y cuidarla, sobre todo en tiempos de pandemia. ¡Entérate de cómo hacerlo!

El confinamiento cambió varios hábitos en las rutinas de las personas. Llevar el trabajo y estudio a casa, sumado al hecho de alejarnos de amigos y familiares, reactivaron las llamadas y video llamadas, exponiendo nuestra voz a un esfuerzo mayor del habitual.
Un error común es creer que la voz la deben cuidar solo los cantantes o presentadores. Esta es la herramienta de trabajo en muchas profesiones y no se le da el cuidado que requiere. Es el caso de los call center, asesores comerciales, y docentes. Sin embargo, también es nuestro principal medio de comunicación. Por esto, debemos hacer consciencia sobre el tema y adoptar prácticas tanto para calentar como para enfriar la voz.

Todos debemos proteger la voz, pero no requerimos los mismos tratamientos. Por esta razón se hace útil visitar a los profesionales y expertos en la materia. El otorrino junto con el entrenador de
voz serán los mejores aliados al momento de iniciar los cuidados.

Las técnicas deben ser guiadas y asistidas, ya que cada caso es particular. El uso incorrecto de algunos ejercicios podría ser contraproducente.

El uso constante del tapabocas genera resequedad en la garganta. Para evitarlo, vamos a tomar de ocho a diez vasos de agua al día. Además, llevar mascarilla también hace que las personas respiren por la boca, lo que provoca fatiga vocal. Para esto es necesario recordar que la inhalación y exhalación de aire se hace solo por la nariz. Creer que con el tapabocas nos escuchan menos hace que abusemos de la voz.

Gritar no es lo correcto. Aprender a proyectar y regular el tono junto con una buena vocalización será suficiente al momento de comunicarnos. Preparar, matizar y ejercitar, al igual que descansar la voz, hará que los músculos y órganos involucrados funcionen bien sin causar alteraciones en la salud que podamos lamentar, pues una vez dañamos las cuerdas vocales, difícilmente las podemos recuperar.