Search for content, post, videos
No se ha declarado el Banner bannerIntext en la DataNo se ha declarado el Banner bannerIntext en la Data

Columna Flavia: La monotonía en la cama

La sexóloga Flavia Dos Santos nos habla de varios temas que no nos atrevemos a preguntar, pero que a todos nos interesan.

Nada más delicioso que esa etapa inicial de una relación. Mariposas en el estómago, anticipación, planeación y todos esos pensamientos placenteros que ocupan nuestra mente. ¡Quién no se acuerda del acelere del corazón cuando se da el encuentro tan esperado y finalmente ese beso tan delicioso!

Ahí llega la convivencia: costumbres, repeticiones y aburrimiento, comportamientos normales y, diría yo, inevitables porque los seres humanos somos rutinarios; eso también se aplica para la vida en pareja. Con todo esto aumenta el miedo a perder la “chispa” entre los dos y vemos una búsqueda masiva de libros, consejos, tips, como si fuéramos tan sencillos

como receta de ponqué. Velas, viajes, aceites corporales, música, comidas, disfraces… todo se intenta y pocos resultados se ven.

La monotonía en la cama es el resultado del poco interés hacia el otro o de dar por garantizado que “ya sé y lo conozco completo”, así no hay novedad. La chispa está presente cuando hay curiosidad, al mirar a la pareja pensando en lo que a uno le gustaría percibir, siendo una persona interesada en aprender cada día, capaz de interactuar ante posibles nuevas situaciones y lista para vivir otras experiencias, incluso curiosidad hacia personas diferentes cuando estas puedan estar al alcance de los ojos sin hacer parte del círculo de convivencia de los dos.

Nosotros cambiamos todos los días y nuestra pareja también. Tener el interés real de conocer a esa nueva persona, más vivida (aunque haya pasado únicamente un día), más reflexionada, con nuevas ideas, es lo que mantiene la emoción de querer seducir y ser seducido siempre.

La respuesta a esa inquietud no está fuera, en objetos, manuales ni grandes movimientos, pero sí dentro de nosotros, en cómo queremos vivir nuestra realidad. Algunos, por pereza y comodidad, se quedan en las mismas, pero otros, que saben la delicia que son el placer sexual, la comunicación afectiva que se intercambia en la cama y el colorido que gana la vida con el buen sexo, van a entender que la clave puede estar, simplemente, en la mirada que se pone hacia la pareja.