Search for content, post, videos

“Caballo viejo” regresa a la televisión

La exitosa producción Caballo viejo que en 1988 convirtió a Cereté (Córdoba) en San Jerónimo de los Charcos, para contar la historia de amor entre Epifanio y su sobrina Nora Márquez. Regresa este lunes 12 de abril a la pantalla chica por Señal Colombia.

 El recordado actor Carlos Muñoz, junto a Silvia de Dios, Consuelo Luzardo, María Cecilia Botero, Margalida Castro y Luis Eduardo Arango, bajo la dirección de David Stivel, les dieron vida a los personajes creados por el libretista Bernardo Romero, con tal éxito que hoy, más de 30 años después, siguen en la mente de muchos colombianos.

Caballo viejo significó un gran punto de identificación con nuestra idiosincrasia con lo que somos, con lo que sentimos. Una especie de realismo mágico en la pantalla chica, del que podrán disfrutar los jóvenes de hoy, quienes además tendrán la oportunidad de confrontar las costumbres de las que seguramente sus papás les han hablado”, agrega Luis Eduardo, quien le prestó su piel a Reencarnación Vargas.

 

En esta mezcla de talentos, el punto ardiente lo puso la actriz María Cecilia Botero, con su personaje de Yadira, a quien recuerda de manera divertida: “‘La ardiente’ era la antagonista. Epifanio vivía enamorado de ella hasta que llegó la muchachita esa a conquistarlo y ahí empezó la pelea por no dejárselo quitar. Yadira fue el primer personaje que hice como ‘mujer mujer’, con escotes, ropa apretada y mucha sensualidad. Ella me gustó mucho porque me permitió explorar otras facetas como actriz”.

Caballo viejo, tiene mucho del realismo mágico del Nobel. “Parecía salido de la imaginación de Gabo, pero en realidad viene de una idiosincrasia de una manera de ser, de pensar, de ver la vida. Las novelas que hacíamos en esa época tenían ese toque tan especial, de ser tan colombianas en lo profundo, no solo en lo folclórico, sino en el pensamiento en la filosofía de vida, por eso tenían un éxito tan impresionante”.

Consuelo Luzardo considera también que el regreso de Caballo viejo es un homenaje a Carlos Muñoz, por eso agrega sobre su amigo del alma una anécdota. “Compartimos muchas escenas en distintas producciones, al punto que alguna vez haciendo cuentas le dije que mis matrimonios con él sumaban más tiempo que los míos en la vida real, aunque en esta novela éramos hermanos. ¡Lo echo mucho de menos!”.

El cierre con la invitación a no perderse Caballo viejo lo hace Margalida: “Me llena de satisfacción, orgullo y alegría, sobre todo en esta época tan difícil para la humanidad en que abundan las malas noticias, saber que muchas personas que no vieron esta belleza y delicia de comedia, que es una comedia tropical y maravillosa”

Carlos Muñoz fue una gran persona y un gran actor, absolutamente disciplinado y súper respetuoso de la profesión. Su personaje era bastante cercano a él y se lo gozó muchísimo. Su gran desafío fue el acento costeño y lo logró, se divirtió mucho haciéndolo.