Search for content, post, videos

¡Locos x el Asado llega a Colombia!

Luciano  ‘El Laucha’ Luchetti descubre las maravillas gastronómicas de Colombia junto a Food Network.  Este mes se estrena  una serie de  9 episodios que fusionan los asados con la gastronomía tradicional de tres regiones del país. Antioquia, el Eje Cafetero y el Valle del Cauca fueron los escenarios para esta versión llamada Asados x Colombia.

Aquí las curiosidades durante el rodaje. !Descúbrelas!

  • En el cafetal, el Laucha fue el que más recogió café durante el recorrido. Le encantó expulsar el grano de café de su cascara directamente en su boca, la textura y sabor dulce fue algo que le fascinó. El Laucha es un coleccionista de camisetas de equipos de futbol y se llevó varias de equipos colombianos, decía que los diseños eran muy bonitos y le encantaba tenerlas en su casa.
  • El Laucha estaba sorprendido durante todo el recorrido con la cantidad de frutas que tenemos en Colombia. En la plaza de mercado Galería Alameda en Cali se quiso llevar pitayas porque le llamó la atención y su sabor le encantó. La guayaba, el chontaduro y el plátano maduro fueron los sabores que al Laucha más le gustaron, ¡quedó enamorado del sabor!
  • En Cali el Laucha y su equipo tomaron una clase flash de salsa, donde se divirtieron y aprendieron los pasos básicos para poder dejarlo todo en la pista, lo cual hicieron después de la clase. - - La cumbia colombiana para el Laucha es un gusto indiscutible, pues lo asocia a la cumbia argentina y dice que eso si es verdadera música. Trabajar mientras en el parlante sonaba cumbia de fondo era muy agradable.
  • El Laucha llegaba mareado a los destinos debido a la cantidad de curvas en las carreteras colombianas, pero siempre enamorado y sorprendido con los paisajes que se encontraba durante el recorrido. Alrededor del viaje muchas personas le pidieron foto porque eran seguidores de él hace mucho tiempo, las personas se emocionaban al ver al Luacha comiendo en restaurantes colombianos.
  • Nadie más amante de los perros en el viaje que el Laucha. Siempre que un perrito se acercaba a las tomas o en el camino, él se agachaba a consentirlo y se quedaba jugando unos minutos. Era muy tierno ver cómo es tan amante a todos los animales que se encontraba en el recorrido de la grabación. Tanto es así que hasta los murciélagos le gustan, en la hacienda cafetera había varios alrededores de su cuarto y sin temor caminaba y dormía profundamente.