Search for content, post, videos

20 años de ‘Resident Evil’

La cinta ‘Resident Evil’ que se estrenó en los cines estadounidenses hace justo 20 años, en marzo del 2002 y que protagonizó la actriz ucraniana Milla Jovovich fue recibida con malas críticas y la decepción de los fans de la saga de videojuegos de Capcom. Escrita y dirigida por Paul W. S. Anderson, esta libre adaptación no era lo suficientemente buena para los expertos en cine ni lo suficientemente fiel para los aficionados a los videojuegos.

Fotos: Sony Pictures

Solo hay que volver a verla dos décadas después (está disponible en HBO Max) para constatar que si ‘Resident Evil’ se estrenara en 2022 sería celebrada como la película de acción más divertida e inteligente del año. Esto dice más del declive del cine comercial producido por Hollywood que de la propia película, pero sirve de excusa para celebrar su aniversario.

En realidad ‘Resident Evil’, tal y como la diseñó Anderson, no saldría adelante en la dictadura del fandom que vive la cultura popular hoy en día. Su planteamiento alejado de los videojuegos, su desinterés por la mayor parte de los elementos del material original y su espíritu, mezcla de acción rockera y ciencia ficción casi cyberpunk nada que ver con la atmósfera tenebrosa de los juegos, habrían hecho encolerizar a los fans, que al ver los primeros materiales promocionales en redes sociales habrían lanzado campañas y hashtags para boicotear el proyecto. Y sin embargo es una de las adaptaciones de videojuegos que más entidad tienen precisamente porque se saltó todas las reglas .

Desde el principio, Anderson quiso alejarse de los juegos y por eso creó nuevos personajes y no ambientó la película en los escenarios más icónicos como la mansión o la comisaría. Alice, protagonista de la saga, no existe en los juegos, y en esta primera entrega nacía como una versión adulta de la ‘Alicia en el País de las Maravillas’ de Lewis Carroll, también arrastrada a un mundo subterráneo en el que viviría increíbles aventuras. El director sí utilizó elementos de la mitología de los juegos de Capcom como la corporación Umbrella, el virus T y algunos de los monstruos (Nemesis, los perros zombis). También hay guiños más o menos reconocibles como una mansión, un tren, el logo de las fuerzas especiales S.T.A.R.S. o los cuervos, pero en general ‘Resident Evil’ es una adaptación muy, muy libre.

La película empieza con una introducción que explica que la corporación Umbrella es una empresa líder en productos tecnológicos y farmacéuticos que se ha convertido en la entidad comercial más grande de EE.UU., enriqueciéndose en secreto con tecnología militar, experimentación genética y armas biológicas. Este texto subraya el mensaje anticorporativista de ‘Resident Evil’ (nota para veinteañeros: antes de Marvel las películas comerciales de entretenimiento podían tener fondo). En ella los buenos son los activistas que quieren exponer las prácticas clandestinas de Umbrella y los malos son la propia Umbrella y un hombre avaricioso dispuesto a desatar un catastrófico virus por una cantidad de dinero. Un villano que provoca el fin del mundo ridiculizando el trabajo de los activistas.

Es un thriller sexy lleno de desnudos y tensión sexual, con un misterio que se va desvelando poco a poco a través de flashbacks que se diferencian del resto del metraje con un filtro de colores apagados. La por aquel entonces supermodelo Milla Jovovich acaba con todos los monstruos sin quitarse un vestido rojo que deja la mayor parte posible de su cuerpo al descubierto y parece gritar: “¡Mirad toda esta carne que no vais a poder morder!”

Comparte !