Search for content, post, videos

¿No puedes dormir bien? ¡No te preocupes!

Si no puedes dormir a tus anchas como te gustaría, debes saber que no estás en absoluto solo con ese padecimiento, pues más o menos un 40% de la población latina padece algún tipo de insomnio o de alteración del sueño. Imagínate cómo esa situación te puede afectar en aspectos como tu productividad, cómo crece el riesgo de sufrir algún accidente, la manera en que afecta tu alegría por vivir y una serie de enfermedades que deja el mal dormir.

Según diversos estudios, cerca de 10% de la gente muestra problemas severos para conciliar el sueño. Y sí, son las mujeres las que más lo padecen. Además, si vives en alguna ciudad grande, generas más estrés y por tanto podrías sufrir algún tipo de insomnio. Hay varios centros médicos en el país tienen que tienen sus respectivas clínicas del sueño. Acude a la que te quede más cercana y sea más accesible. Seguro que obtendrás ayuda.

Los más comunes

Luego del insomnio, la apnea del sueño –que son esas pausas en la respiración acompañada de ronquidos– es muy frecuente: la manifiesta 80% de la población y en Estados Unidos es la segunda causa de divorcio (¡ten cuidado con los ronquidos!). Luego le siguen el síndrome de “piernas inquietas” y la privación del sueño. Esos son los trastornos más comunes, aunque hay cerca de 80 tipos cuyas causas son variadas.

Pero sí, es cierto: el principal enemigo a vencer es el estrés. Lo bueno es que hay múltiples opciones para atenderse.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones que diversas clínicas del sueño recomiendan como parte de “la higiene del sueño”, un tratamiento sin medicamentos que nos ayuda a recuperar el descanso reparador:

  • Despiértate a la misma hora todos los días.
  • No mires el reloj durante la noche.
  • Evita las siestas mayores a 20 minutos durante el día.
  • Mejor no realices ejercicio durante la noche.
  • No fumes.
  • Si no puedes dormir, levántate. Usa la cama sólo para descansar, porque así enseñas a tu cerebro a fomentar la relación entre descanso y cama.