Search for content, post, videos

Michael Shannon y su actuación en ‘Fahrenheit 451’

Foto: Cortesía

Fahrenheit 451 es la cinta original de HBO, que describe un futuro en el que los medios de comunicación son sólo entretenimiento y en el que los “bomberos” queman libros. Conversamos con Michael Shannon uno de sus protagonistas, y esto nos contó.

 

La película basada en el libro del mismo nombre escrito por el autor norteamericano Ray Bradbury, fue dirigida por Ramin Bahrani, quien también escribió el guión junto con Amir Naderi, y es protagonizada por Michael B. Jordan y Michael Shannon.

 

¿Cómo te relacionas tú con los libros?

 

Michael Shannon: Me encantan los libros. Me encanta leer. No tengo mucho tiempo para sentarme a reflexionar y a contemplar, suelo estar un poco a las carreras, trabajando mucho y cuidando de mi familia. Probablemente tenga más tiempo para sentarme junto al fuego y leer un buen libro más adelante.

 

P: ¿Cómo abordaste tu personaje del Capitán Beatty?

 

M.S.: Para mí es una persona muy conflictuada. Está tratando de existir en un sistema que no te da muchas opciones: puedes adherir o ser un rebelde y ver prácticamente destruida tu vida. Él ha sido criado como un bombero, es lo único que conoce, y, sin embargo, por su progreso en su carrera se ha visto expuesto a aquello mismo que le han enseñado a destruir. Está tan fascinado por ello como cualquiera, pero debe mantenerlo en secreto; eso me resultó muy intrigante. Está lidiando con la soledad y, sin embargo, siente que ha encontrado a su alma gemela en Montag (Michael B. Jordan), alguien a quien podría potencialmente revelar su verdadero yo, que es algo que no haría con nadie más. Pero incluso ese proceso está plagado de ansiedad y de duda.

 

¿Cómo te informas en estos días en que circulan tantas noticias falsas y tanta información ficticia?

 

M.S.: Parece ser todo un reto, en particular debido a la tecnología. Partamos de la base de que yo, personalmente, soy un tecnófobo. No me gusta nada, pero ha llegado al punto de ser inevitable, donde casi no se puede ya elegir; sobre todo si quieres tener un trabajo y ganarte la vida, tienes que interactuar con la tecnología. Me pareció particularmente alarmante que en la reciente cumbre sobre inteligencia artificial en la Casa Blanca se citara a Putin diciendo “quien tenga inteligencia artificial dominará el mundo”. Ese parece ser el camino en el que avanzamos y para mí, personalmente, es una gran causa de ansiedad.

 

¿Cuáles fueron los temas de Fahrenheit 451 que más te hicieron reflexionar?

 

M.S.: Para mí la pregunta fundamental es: “¿cuál es el valor esencial del conocimiento? ¿Estamos mejor con o sin conocimiento?” Fue difícil adoptar el punto de vista de Beatty, porque creo que la mayoría de las personas se inclinaría a discrepar con él. Pero como estaba interpretándolo, me encontré aceptando su modo de pensar, porque creo que la gente se queja de las noticias falsas y de las verdades alternativas pero la mayoría no sabe cómo manejar la verdad y qué hacer con el conocimiento genuino, hay mucha gente que se ve atormentada por este. Es decir, ¿cómo pueden traducirse en acción el conocimiento y la verdad? Si quieres tener toda la verdad y nada más que la verdad, entonces ¿qué vas a hacer con ella cuando la consigas? Porque creo que, si no estamos dispuestos a hacer algo al respecto, nos la quitarán.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la manera en que la cinta incorpora el mundo en el que vivimos hoy?

 

M.S.: Creo que es acertada. Estamos enfrentando la pérdida de privacidad y también la manera en que las imágenes pueden ser manipuladas, el modo en que la narrativa de lo que está sucediendo puede ser manipulado. Para mí, una de las imágenes más horribles en la película es cuando Montag está en su casa y el pueblo, que se ve en la televisión, grita “¡traidor, traidor!” y coloca unos Emojis garabateados sobre su rostro; lo horrible es que está viendo una imagen de sí mismo en su propia casa y no tiene ni idea de lo que está sucediendo. Eso nos puede suceder a cualquiera de nosotros: podría haber una foto tuya o mía en Internet mañana que diga “este horrible pedófilo debe arder” o algo sin ninguna información o en cualquier contexto. Es realmente horrible.