Search for content, post, videos

Las primeras palabras de Arnold Schwarzenegger tras su cirugía

Foto: AFP.

El actor Arnold Schwarzenegger se encuentra estable después de haber sido sometido a una operación a corazón abierto de emergencia, informó este viernes su representante, que aseguró que lo primero que dijo al despertar fue: “I’m back” o volví, una derivación de la icónica frase que marcó su carrera.

El protagonista de clásicos de acción como “El exterminador” –donde se hizo famosa la frase “I’ll be back” o volveré- y “Depredador” había sido internado el jueves en un hospital de Los Ángeles para que le reemplazaran una válvula de una arteria del corazón, colocada originalmente en 1997 por lo que dijo entonces el actor era un problema congénito.

“Esa válvula no sería nunca permanente y ya había sobrepasado su vida útil”, explicó Daniel Ketchell, portavoz del exgobernador de California de 70 años.

La pieza sería cambiada a través de un cateterismo.

“Durante el procedimiento, el equipo de cirugía a corazón abierto estaba preparado, como normalmente lo están en este tipo de circunstancias en caso de que el catéter no pudiera realizarse”, añadió.

“La válvula pulmonar del gobernador Schwarzenegger fue reemplazada con éxito y se encuentra recuperándose de la cirugía en condición estable”.

Según medios especializados, los médicos tuvieron que entrar de urgencia al quirófano para operar a corazón abierto por varias horas.

El hospital Cedars-Sinai se negó a confirmar la cirugía y el estado de Schwarzenegger, citando leyes de privacidad.

Pero Ketchell agradeció a los médicos por sus “incansable esfuerzo”.

El ex Mr. Universo negó que el reemplazo original de la válvula fuera por consumo de esteroides.

En su libro “Desafío total: mi increíble historia” y en una entrevista con el programa “60 Minutes” de CBS contó que inicialmente quería ocultar la cirugía a su entonces esposa, Maria Shriver.

Le diría que estaría en México.

El actor recordó en CBS que el doctor le dijo que estaba “loco” con esa decisión.

“Me dijo ‘tu esposa está embarazada, ¿cómo que no le vas a decir?'”, contó. “Le dije: ‘este es el plan, me hace la operación, sigilosamente, que nadie se entere, a las seis de la mañana. Cuatro días después, salgo de aquí, voy a México (…), regreso un poco bronceado y nadie se entera”.

Al final Shriver, de quien se separó en 2011, lo acompañó los seis días de convalecencia.

AFP