Search for content, post, videos

Escribir, el mejor ritual para recibir el 2019

Foto: Carolina Zamudio Imagen: Freepik.

Por estas fechas, varias personas en Colombia y en el mundo consultan diferentes rituales para despedir el año y darle la bienvenida al Año Nuevo con el píe derecho. Nos pusimos a la tarea y consultamos con Carolina Zamudio, terapeuta con ángeles y creadora de la marca Luminis para conocer los rituales que nos ayudarán a cumplir nuestros propósitos para el 2019.

Escribir, desahoga y libera…

“Escribir nos ayuda justamente a restablecer la conexión con nuestro corazón, con la fuente divina que es Dios”, dice Carolina, quien nos explica en estos sencillos pasos cómo debemos hacer para dejar ir todo lo malo, y recibir el 2019 con las mejores bendiciones.

  1. Despídete del 2018.

En esta primera parte de la carta vas a escribir todo lo que queremos decirnos, todo lo que tenemos que soltar, permítete decir adiós a esas emociones tal y como vienen, no te juzgues por lo que escribes, necesitarás soltar la rabia, el dolor, la tristeza, los juicios. En ocasiones sentirás esas sensaciones, pero no te afanes, lo importante es liberar ese dolor. Date la oportunidad de sentir y retoma tu escrito cuando te sientas preparado nuevamente.

  1. Sintonízate con la gratitud

Una vez hayas soltado todos esos sentimientos, vas a escribir en la segunda parte de la carta todo lo que tienes para agradecer, todo aquello que pasó con alguien, sucesos que marcaron la vida. Desde lo más sencillo hasta lo material, familiar, espiritual. Sentirás paz en tu corazón.

  1. Sé consciente de todo lo que aprendiste este año

En la tercera parte de la carta escribe todo lo que aprendiste. Por ejemplo, aprendí a amarme más, aprendí a darme un lugar importante dentro de mi lista de quehaceres, aprendí a manejar, aprendí el valor de la amistad, alimentarme bien. Todo aquello que aprendiste, ya sea bueno o malo, escríbelo. A veces vivimos situaciones difíciles que nos enseñan algo, no olvides escribirlo también para experimentar esa liberación.

  1. Ten un momento de bienestar

Luego de escribir tu carta, ten un momento de paz y tranquilidad. Puedes utilizar una vela blanca que te ayude a restaurar y a conectarte con esa energía divina, o una vela morada para transmutar todo lo que necesitan. Lee nuevamente tu carta, y quémala en la llama de esa vela. Mientras se va consumiendo, vas a elevar una oración o vas a meditar imaginándote rodeado de ángeles y seres de luz a los que estás entregando todos esos sentimientos, visualízate entregando todo dolor. Te ayudará a sentir paz y estarás trabajando el perdón.

  1. Regresa las cenizas a la madre tierra

Una vez se haya consumido la carta, vas a llevar las cenizas a la tierra para que esa energía se transforme en luz, fe y esperanza. Puedes dejarlas en una planta, árbol o si puedes dejarlas correr en una corriente de agua, sería ideal.

¡Prepárate para el 2019!

Una vez hayas despedido el 2018, vuelve a escribir una carta con todos los deseos y propósitos que quieres para el 2019. Primero enciende una vela blanca o amarilla, para simbolizar esa energía de paz, prosperidad y abundancia. Cabe resaltar, que la abundancia no es dinero, es una energía cuya materialización puede verse reflejada en la parte económica, pero también espiritual.

Desde el momento en el que estés encendiendo tu vela, pon la intención que quieres manifestar para el nuevo año. Eleva una oración, agradece a Dios y a los ángeles por la posibilidad de escribir y de realizar todos los milagros.

Una vez hayas orado, empieza a escribir esa lista de deseos que quieres co-crear, pero comienza agradeciendo. Trae a tu vida cosas que quieras: agradezco por mi carro nuevo, agradezco por ese hijo que va a llegar, agradezco por ese viaje. Sintonízate con esa energía de visualización. Por ejemplo: ¿cómo te sentirás al recibir un carro nuevo? Esa sensación es la que tienes que traer a tu vida mientras escribes.

Dobla esa carta y guárdala en un lugar especial para ti, y cerca del fin de año de 2019, vas a leerla y date la oportunidad de ver que sueños se gestaron. Durante el año tienes que mantener esa energía viva. Sintonízate con fe y verás que todo es posible.

No olvides que las velas o los otros rituales son instrumentos, pero tú eres el canal, así que hazlo con fe, ora y permítete sentir y disfrutar del momento presente. ¡Feliz año para todos nuestros lectores!