Search for content, post, videos

¡El FICCI está imperdible!

Foto: Instagram @ficcifestival

La versión número 57 del Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICCI) está para alquilar balcón. Las cuatro competencias del festival están llenas de verdadero talento cinematográfico y habrá temáticas para todos los gustos.

Para el jefe de programación del FICCI, Pedro Adrián Zuluaga, la columna vertebral del festival son sus competencias, “son las películas recientes que entran a competir por premios en: documental, ficción, corto y cine colombiano, esta última, entendiendo que en ellas hay una unidad cultural, que poco a poco se está rompiendo cada vez más”.

Aseguró que si bien el festival desde los años 70 está seccionado en Iberoamérica, hay muchas que han sido grabadas, producidas o dirigidas por extranjeros, “estamos por ejemplo con una película de Haití, que más que Iberoamérica es el caribe, pero un caribe francófono (hablada toda en francés)”, explicó el periodista.

Todos los filmes que entran a concursar en el festival son recientes, estrenados en el 2016 o lo que va del 2017 y en ellos se evidencia las preocupaciones del ser humano del momento, que según explica Zuluaga, “son muy llamativos en la búsqueda personal en el campo religioso y lo místico, sin estar vinculados a una iglesia o a una institución, si no como a un llamado personal a encontrar el sentido de la vida y con el propósito de estar acá”.

En la misma línea, el jefe de programación explicó que en paralelo y sin ser excluyente, se evidencia “una preocupación muy fuerte por el cuerpo, por la sensualidad y una representación mucho más abierta de los muchos tipos de sexualidades”.

Adicionalmente, aseguró que es muy interesante encontrarse con que la mayoría de los directores nominados son jóvenes, “es una nueva generación que se ha tomado el toro por los cuernos y ha hecho un revuelo en el cine de la región, pues es un cine menos vinculado a fronteras nacionales, más conectado al mundo y que de alguna manera es un cine que no refleja la realidad, si no que crea un discursos de lo que se vive, teniendo en cuenta además que el contexto sí afecta mucho el producto”.