Search for content, post, videos

Cuidado con la ira

Foto: gratisography.com

Cada vez que te pongas irritable, convendría que tuvieras en cuenta lo que dicen las pruebas clínicas realizadas por un grupo de científicos de la Universidad de California en Berkeley.

Según las pruebas de dicha institución académica demostraron que los ataques de furia elevan la presión arterial y pueden a llegar a producir lesiones en la parte interior de las arterias. Pero aún hay más: si los enojos son frecuentes se debilitan los vasos sanguíneos y se favorecen males cardiovasculares. A su vez el resentimiento que suele seguir a la ira provoca que la presión arterial continúe. Así que ya lo sabes, no te enojes.